domingo, 29 de abril de 2007

Un pastichito para el domingo


Cuando el hombre de la casa le dice: “Mi amor, ¿y si hacemos un pastichito para el domingo?” usted sabe que ese plural que suena a Poliedro con El Gran Combo, a comparsa de carnaval, a romería adeca y campaña electoral, es un fraude con todas sus letras. Porque no ha trabajado en equipo desde la primaria y su cocina es tan suya que hasta le instaló radio y televisor.

A su marido le queda muy bien el plural pero no la acompaña al mercado porque es capaz de comprar tomate de árbol para la salsa. En la cocina, pica la cebolla como tacos de Lego y empicha la salsa bechamel con sus gruñidos de pésimo humor. Entonces usted decide que le estorba más de lo normal y lo convence de que ya ha ayudado lo suficiente.

Además, el “pastichito” tiene que alcanzar para la unidad familiar y los “agregados culturales” (SI dixit). Van Cheo con la mujer y los cuatro chamos; Javier y la novia “que ya no es Yajaira así que mosca con lo que dices”; las amigas de la hija que no ayudan a cocinar porque salen hediondas a aliños y tampoco friegan porque se les parten las uñas; los amigos del hijo que van todos los días a jugar play station y comen por tres; los abuelos y la vecina que no cocina los domingos. Cocinar a diario para un batallón no parece un hobbie muy popular. Por cierto, usted qué hace en su tiempo libre.

Usted, que ha estado en la cocina desde antes aprender a caminar percutiendo con los potes de leche en polvo y tupperware, haciendo “arepita de manteca pa` mamá que da la teta” y de cebada para la paternidad irresponsable de este país que casi nunca da algo. A usted la enseñaron a conquistar a un hombre por la sazón de su cocina y ha estado pegada de su fogón amando con todo el amor de que es capaz, buscando la reciprocidad perdida en el fondo de un plato vacío pero ya ni “gracias vieja, te quedó rico.” Hubo un error de cálculo en la historia, su mamá no le dijo que el sancocho de pescado repone el cuerpo de un borracho pero no retiene maridos. Quita el hambre pero no alimenta el corazón. A usted, se le perdió el amor en la receta del arroz con pollo.

Después de comer el pastichito los comensales le preguntan el secreto de tan buen sabor y autómata, obediente como la enseñaron, responde: “hay que hacerlo con cariño.” Pero usted que no habla mucho y el nudo en el pecho le crece como un tumor, no admite que cocina con el desamor de las mal queridas pero tiene buen ojo para los ingredientes y la suerte de jamás equivocarse con la medida de la sal y la pimienta.

7 comentarios:

Muvimeiquer dijo...

Por eso voy a Real Past; ahí ninguna de las dos partes se queja...

Qué nadie cocine, todos coman en la calle!!

Acuario Escritor dijo...

Más nunca voy a poder disfrutar de un pasticho dominical en familia sin sentirme culpable... (creo que pal próximo domingo cocino yo y comemos pasticho con pedazos de cebolla como tacos de Lego)

*.+.*Mari*.+.* dijo...

En mi casa es diferente: La idea del pasticho la propongo yo, pero muy claro digo: mami por qué no hace un pasticho el domingo??? Y si, aparte que soy floja para cocinar, cuando lo intento me corren de la cocina... Mi papá, por su parte, si compra los ingredientes, mi mamá se los especifica en una lista con pelos y señales. En fin, de una u otra forma termina mandando mi madre en todo esto del asunto del pasticho... que por cierto, ella prepara el mejoooor del mundo!

flequillo dijo...

NO TENGO LA DICHA QUE TIENEN MUCHOS DE DISFRUTAR A DIARIO LOS PLATILLOS DE SUS MADRES. ES POR ESO QUE CADA VEZ QUE COMO ALGO HECHO POR MI MAMÁ RECUERDO QUE ES LA MEJOR COMIDA DEL MUNDO Y SE LO DIGO.
ELLA SIEMPRE RESPONDE QUE LO HACE CON CARIÑO... Y YO LE CREO.

Manto dijo...

De ingratitudes podría hacer una lista interminable! Mi papá insiste en romper con la mística de mi adorada mamá cuando aprieta los labios, levanta su dedo índice y dice: "la próxima vez, le ponemos un poquito más de bechamel. Digo, no es que esté malo, pero no es de los mejores".
Claro, es importante acotar que Adriana trabajó todo un domingo, porque hasta la masa la prepara ella.
GRACIAS, PAPÁ!

LuisCarlos dijo...

En esta familia cocinan los hombres.

Muvimeiquer dijo...

Como diría Homero J. Simpson:

"Mmmmmm.... pasticho de la señora Adriana....."