jueves, 31 de mayo de 2007

gracias!

qq

herman@s ucevistas de la ECS, este post va a modo de humilde homenaje y reconocimiento para con uds. hoy me demostraron a mí y al país entero de qué estamos hechos realmente. gracias una vez más.

la convocatoria, aunque underground y sin mucha anticipación, resultó masiva! carajo! vamos a limpiarle la cara a nuestra escuela... tu crees?

a continuación, una combinación de jab-jab, gancho de derecha, uppercut-gancho de derecha-gancho de izquierda al hígado-y otro y otro- SE VIENE! -bestial uppercut a la mandíbula por parte del destino! ooohhh, la humanidad! qué carajazo me he llevado.

mmm nahhh marica, o sea, mejor límpiate el cutis y maquíllate bien que llegaron las cámaras. ¿ya ensayaste tu respuesta? mira que tienes que parecer inteligente cuando el periodista te pregunte algo, despues de mendigarle atención.

hasta las 9am se hacía casi imposible acercarse a pintar pared alguna. una multitud de manos con brochas y rodillos atestaban el lugar. todo por el empuje y la intención de proporcionar una merecida caricia a la áspera y maltratada piel de ella, nuestra escuela.

9 y pico... llegaron los medios. una cámara y dos micrófonos.
como si hubiese dicho "una ballena y dos peinillas" las novedades periodísticas disolvieron eficazmente al grupo de pintores. su ausencia fue cubierta por faranduleros, figuretis y demás lacras dignas de repudio extremo. yo vine a defender a rctv y a la libertad de expresión. otro, vino a decirle al presidente que no tenemos miedo... yo SÍ tengo miedo. tengo pánico y terror de que de estos futuros licenciados (TODOS nos vamos a graduar, ya lo verán), seamos los encargados de arrear al burro en los años venideros.

fervorosos, exitados, invencibles, así somos, ucevistas, mis hermanos y hermanas. el requisito? una cámara que regristre todo. uff qué cansancio, voy a comerme algo y regreso en par de horas, no salgas en tv sin mí, ok, broder. nos vemos frente a la mesita de los canapés. te mando un txt, guón.

no supe si me encontraba en medio de la misión caralimpia o haciendo cola en el universitario para ver a gianko y convertirme en el próximo latin american idol mientras tanto.

nota mental
cuando los convocados a una pintorreteada masiva llegan ataviados con el último trapo de bershka, esos tacones que son to die for, o sea, hello, esa franela que te avala como el papi, el divo, gafas oscuras para esconder una dura careta recubierta por suaves mejillas ruborizadas (así de grandes son los lentecitos) y la cartera/bolso/trainning bag de donna karan... arrancamos mal, señoras y señores.

retomando el camino
discúlpome por tal desviación descriptiva. me distrajo el paisaje. me mareé y vomité un poquito. prosigo.

agradezco a todos aquellos que borraron cualquier asomo de duda en mí. mención especial merecen las 25 personas (los conté y uds saben quienes son) que me enviaron el famoso mail pro caralimpia que arrancaba con "antonella escribió:". auparon y nunca aparecieron, o lo hicieron durante el ocaso de la mañana. gracias por actuar con convicción y de buena fe. alexis vive? rctv vive? mi duda no.

frente en alto, cara limpia y peinado perfecto. quiero vivir del famoseo. quiero tener más clase, más "distancia y categoría" que ese wendell 6 botones que anunciaba montecristo en sus inolvidables cuñas. quiero alimentar tu pop culture y ser tu rockstar latino, yeah!

nuevamente gracias por echar por tierra el esfuerzo y la buena intención de pocos, y no hablo de mí, yo solamente fui a pintar y ya. hablo de la gente que se activa para que todo ocurra, los que averiguan precios, los que promueven estas iniciativas, los que coordinan, sin el fin oculto de "estar a cargo".

hablo de gente como la mencionada ruggiero, gente del 8vo que no conozco pero que conozco, del mismo adolfo herrera, no así del fantoche de lo mónaco (no me consuela saber que su gracia de retratarse con una minúscula brocha en la mano le costó una mancha de pintura indeleble sobre el terciopelo de su chaqueta). hablo de los que creen en la posibilidad de cambio (con lo cual reitero que no hablo de mí). hablo de aquellos que no tienen tiempo de decepcionarse por tus (in)acciones, en su camino hacia adelante. hablo de otros a los que no menciono, pero a quienes igualmente aplaudo de pie.

maldita la gota que me manchó la manga de la blusa, my god!! - maldita mi incredulidad - todo sea por mi país, mi alma mater y mi libertad de seguir siendo cutre y retrógrad@.

yo, a esta hora, envejezco derrotado.
dios nos bendiga... o a gente que lo merezca, ya lo mismo da.

martes, 29 de mayo de 2007

wanna be a sex pistol

qqqqq

hablaba con el ahora boicoteado chamodel114 sobre esta situación que vivimos actualmente y la opinión que a cada uno le merece. luego, un post en el quetecotopereque vino a corroborar exactamente mi tesis acerca de las manifestaciones públicas.

"Un día para liberar los altos niveles de energía que tengo acumulada en el cuerpo."

le decía al chamo que lo triste de esta situación, no es que nos ensarten hasta la médula (como expresó flequillo), sino que salimos a la calle a eso, a liberar adrenalina, a soltar toda esa mala vibra, ese stress, al menos por unas horas. manifestantes? varios.

están los que dejan que la adrenalina los lleve y los traiga: tiran piedras, voltean botes de basura, agreden, de víctimas del gobierno, se convierten en victimarios de un transeúnte curioso, de un policía hijo, hermano o padre de alguien (y ojo, dios sabe que no poseo respeto alguno por los cuerpos policiales venezolanos).

están los que se llenan de ímpetu, levitan en medio de su fervor, se apersonan a tal plaza, marchan y vociferan consignas. consignas muchas veces llenas de razón, de lógica, de orgullo e incluso amor; otras tantas carentes de todo discernimiento, de toda racionalidad y bases que sustenten tales gritos de GUERRA. luego se van en metro a casa, toman una ducha y regresan al suelo en el que viven con el resto de nosotros.

también estamos los que nos indignamos por todos, por éstos y aquellos. los de este bando, o los el otro, pero que sin embargo no salimos a la calle, no apoyamos paros estudiantiles, ni mega-trancas metropolitanas. tampoco somos partidarios de, cuales mártires, ofrecernos en sacrificio ante una ultrasónica calibre 9mm.

pero indiscutiblemente, lo que hermana a estas razas de manifestantes, es que no sabemos por qué protestamos. manifestamos, sí pero por qué? para qué?

ya sé, ya sé. "por la libertad de expresión, por la justicia y la reivindicación" aja. eso es lo que queremos, pero no lo que pedimos ni lo que buscamos.

un paro, disturbios y caos para que se vaya chávez. y después qué? después quién?

pensamiento colectivo: "no puedo joder a chávez, pero me joderé a mí y a todos los que pueda arrastrar conmigo a ver si le da lástima y se apiada de nosotros. mejor aún: le interesa tanto la opinión internacional, que le dará pena ir a cumbres mundiales, los demás presis le aplicarán la ley del hielo y lo lo invitarán a sus country clubs, JAJA! victoria!
eh... no.

"pero y qué habla este tipo? no hace nada, se queja de las mías, pero no propone sus soluciones" - piensa más de uno a esta hora.

si tuviera la solución para esto, créanme que mil estatuas con mi nombre cubrirían toda plaza en venezuela y algunas cuantas en eeuu. pero señores, no nos equivoquemos. el no tener una solución, no implica que debamos seguir el sendero de otros menos iluminados aún, con la excusa de "con esto, algo se hace".

cacerolas para chávez? nahh, son para mi sobrina de 9 meses que necesita descanso para crecer saludable, para el anciano que no sabe a ciencia cierta qué día es ni por qué tanta animosidad les enloquece la tensión arterial.

megatrancas para la asamblea? nahh son para el venezolano promedio que va al trabajo, para el que vuelve a casa.

"salir a pelear" para que el presidente nos escuche? nahh, mejor escuchemos el llanto de las madres que desde aquella marcha, no saben dónde están sus hijos y el de aquellas madres que, muy a su pesar, siempre sabrán exactamente en cual parcela está enterrad@ su nen@.

que este aburrido texto no sirva para señalar a nadie, pues en alguno de los tres sacos estamos metidos todos, sino para expresar mi preocupación, y no sé... de alguna manera, afecto por todos mis amigos manifestantes. l@s quiero y adoro, aún cuando no estemos en el mismo lote.

la elocuencia y la claridad de pensamiento del chamo, siempre va un paso adelante, y mencionó algo como que somos una generación más boba que la anterior, esa a la que se refería chirinos. y tiene toda la razón! aquella se componía de jóvenes que no protestaban, no hacían vida universitaria ni mucho menos se inmiscuían en cuestiones políticas.

nosotros no somos mejores. protestamos, leemos la sección de política del periódico y conversamos acerca de la legitimidad de los ddhh en venezuela. dónde está la caída? en que no nos esforzamos por entender lo que leemos y lo que escuchamos.

intentemos comprender, primeramente, lo que hacemos y decimos.

en las propias palabras de mister johnny rotten:

I am an antichrist
I am an anarchist
Dont know what I want but
I know how to get it
I wanna destroy the passer by
cos I wanna be anarchy !
yo soy un anticristo
yo soy un anarquista
no sé lo que quiero pero
sé como obtenerlo
quiero destruir al transeúnte
porque quiero ser anarquía!

good night! u've been grrreat!

sábado, 26 de mayo de 2007

tu revolución, ¿la revolución?



me queda la duda: será que los camaradas revolucionarios que pintaron con tal maestría estas consignas, se habrán acordado de todos aquellos estudiantes y egresados de la ECS-UCV que laboran en el canal 8, en vive y en el canal de la asamblea nacional? sino, vaya falta de consideración para con los compatriotas mesmos!

cuando me enteré de lo ocurrido la indignación me invadió tal como los gringos invadieron vieques. maldita sea, pensé. me puse en contacto con fuentes allegadas a la revolución de mi afecto y, en efecto, todo era verdad.

la indignación fue mutando hacia una ira leninista y pro-revolucionaria, saben.... como esa que te da cuando los corruptos bancos capitalistas no te dan el crédito para financiar la compra de una flotilla de moto-taxis, sólo por ser moreno.

me entristece pensar que el imperio ha logrado filtrar su mensaje hasta el mero centro de este proceso de reivindicación social. cómo se justifica, entonces, que a nuestros camaradas de los medios bolivarianos los dejen por fuera? será que me indigna tanto la cosa porque trabajo con orgullo en uno de éstos? el ver consignas del tipo "fuera golpistas", sin una nota del redactor que mencionara "y los bolivarianos por igual" me rompe este corazon por el cual corre sangre roja rojita.

amigos terroristas, recordemos que la revolución, tal y como la ha concebido el comandante nacional, es de todos y para todos.

si el odio es la consigna, odiemos a todos por igual.

contra el sectarismo y la discriminación, planto firme mi pie en esta tierra de ilustres próceres.

... ahora entiendo como (en la mente de algunos) burrosales tuvo siquiera la remota posibilidad de coronarse en las elecciones pasadas.

martes, 22 de mayo de 2007

+Ari presenta: "Y esto es publicidad"

Como este blog no tiene editor en jefe ni limitaciones, les dejo la nota de prensa que escribí para un conciertico-fiestica en donde Las Cheese3 estaremos mezclando. Así que sin más preámbulos, les dejo mi publicidad de esta semana:

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Coalición del Rocanrol: Vol. II
Desde el bautizo oficial de La Coalición del Rocanrol en diciembre de 2006, no se había conformado otro show exclusivo de este colectivo de bandas y selectors, así que ya pasados varios meses es momento de regresar a dar clases de rocanrol este sábado 26 de mayo a partir de las 10 de la noche.
Para este sábado La Coalición del Rocanrol trae a las bandas: Lado B, Sakyamuni, TC y Autopista Sur, junto a las selectors de moda, Las Cheese3.
Esta vez se estarán presentando en un nuevo espacio: Discovery, local que transformó su concepto para rendirle tributo al rocanrol. La dirección exacta para quienes no conocen este punto de encuentro es: Av. Tamanaco de El Rosal, al lado del Centro Cultural Chacao.
El costo para coalicionar es de 10 mil bolívares.
Para más información:

lunes, 21 de mayo de 2007

The E! True Hollywood Story

Danielitro

Nacido a orillas del río Tesino, Danielle XIV de los Manggiaremo, es el octogésimo tercero en la línea de sucesión al trono del Reino del Uruguay Oriental. Desde muy pequeño, cuando su crianza quedó en manos de la institutriz Napoleona, su mayor ambición fue la de apoderarse del territorio que hoy conforma la República Argentina.

Corina Azopardo, amiga de la infancia
“La verdad que la obsesión de
Danielle con la Argentina se remonta a su niñez. Siempre me pedía que lo acompañara hasta aquella montaña, porque desde ahí se veía al otro lado del Río de La Plata. Comenzaba a desvariar, decía un montón de cosas que después remataba con una risa malévola. Sonaba como un “ñacañacañaca” terrorífico.”

Con el paso del tiempo, Danielle XIV de los Manggiaremo, regresaría a su Italia natal en donde empezaría a preparar una invasión armada a las pampas. Para eso tomó varios cursos de canopy avanzado y llego hasta el cuarto nivel de lunfardo.

Massimo Margiotta, instructor de lunfardo:
“Danielle aprendió rápidament
e el lunfardo. Era el estudiante más aplicado de los tres que había en la clase. Era muy pro activo y ganó varias estrellas doradas a pesar de su mal humor. Decía que los británicos le habían plagiado una idea en no sé qué isla”

Danielle XIV de los Manggiaremo era bien conocido por poseer mal genio. Según cuentan sus biógrafos, esto se debe a la frustración por no haber invadido Argentina pasados los 15 años de edad. Esta idea no lo dejaba vivir en paz. La obsesión era brutal.

Cerebro, mentor
“Antes de contratar a Pinky, Danielle estuvo trabajando conmigo durante algunos años. No puedo negar que su ímpetu me contagiaba, pero debo decir que era como mucho para mi. Hay que tomar en cuenta que soy un dibujo animado, por lo tanto un ente irreal. En fin, salimos a despejarnos una noche y sólo hablaba de eso. Hasta su acento se iba tornando porteño. Espeluznante. Me estaba incomodando. Luego, sin darme cuenta, conoció a París y nunca más supe de él.”

En ese momento Danielle no tenía idea que el tormentoso romance con París estaba a la vuelta de la esquina, justamente donde estaba la heredera hotelera. Ella paseaba a su pequeño chihuahueño, mientras cantaba un tema de Bazil Alexander, versionado al inglés.

París Hilton, ex esposa.
“Osea, cuando lo conocí estaba ebria. Fuimos inmediatamente a Las Vegas y nos casamos en un acto chic. Cuando estuve sobria ya tenía tres años de casada y Danielle me había abandonado llevando con él la única botella de Motatán de a litro que nos quedaba en casa. Por eso le digo “Danielitro”, jijijjijiiji”


París Hilton es una tarada y debería estar presa de por vida. En otro orden de ideas, el paradero de Danielle XIV de los Manggiaremo, ahora Danielitro, se convirtió en un misterio que comenzó a preocupar a las autoridades argentinas ante un eventual ataque. Era público y notorio. Existe un testigo clave que asegura haberlo visto merodeando las instalaciones de Havanna, la tienda.

Vigo Mortensen, ex empleado de la tienda.
“Estoy seguro que es el mismo Danielitro que fue esposo de la Hilton. Lo vi. Puedo jurarlo. De hecho vino y me preguntó sobre la elaboración de bombas caseras y si era fácil sobornar al alto mando militar argentino. No supe qué responderle. Estoy seguro de que era él, acompañado por Elvis y Hoffa.”

A pesar de tan confiables evidencias, nadie más ha visto a Danielitro. Uno de estos días amaneció un graffitti firmado por él cerca de la calle Buenos Aires que decía: “No llores por mi, Argentina. Ñacañacañaca”. Pasarán los días y se seguirá escribiendo sobre él, el hombre que quiere invadir Argentina. Tiembla el cono sur con la historia de Danielitro, su E True Hollywood Story.

domingo, 20 de mayo de 2007

Sánchez Presenta 04 - Don't Worry

Pequeñas cosas que mi abuela no debe leer

Capítulo 2:
La marihuana

Esta planta es más polifacética que Luis Sojo y, según el amigo de un amigo mio, hace menos daño que el veterano jugador de pelota. Sirve para aliviar el glaucoma, aderezar brownies gustosos, canalizar las inquietudes amateur de cultivador doméstico, e inspirar a escritores dominicales. También da sentido al greñero que cargan encima algunos wanabe rasta. Científicamente es conocida como cannabis sativa, que no es otra cosa que una especie del cáñamo que crece de manera silvestre por estas latitudes. La marihuana, así como mi amiga Zafiro, es conocida por varios nombres de guerra, dependiendo del cliente que la disfrute: yerba, mota, ganja, hierba santa, maría, grifa, entre otros. El usuario de esta planta puede usar diminutivos para denotar cariño a la hora de elaborar frases cotidianas, por ejemplo: “¿Abuela, donde está mi ganjita?” o “señor oficial, le voy a hablar claro, sólo cargo un poquito de marihuanita”. Su sustancia psiocactiva es el hidrotetracannabinol y de la planta se pueden usar las hojas, flores secas, la resina y, en momentos de crisis, no repares en aprovechar tallos y raíces. Según me cuenta el amigo de mi amigo –que como verán es bastante hablador- la marihuana tiene efectos en la memoria que no son cosas de juego. Está claro que puede su uso puede producir amnesia y otras cosas que ahora no recuerdo. He dicho.

Próximo capítulo:
mi amiga Zafiro.

tírame una florcita

al igual que las colegas fiesteras XX, nosotros también vamos más allá a la hora de alguna celebración, un evento magnífico o un día de esos que tienen "especial" escrito en el cielo. nos rasuramos la cara. siempre con máximo cuidado, hojillas nuevas, y espuma abundante, incluso. nada de economías temporales, pues para un buen acabado de la obra, no escatimamos esfuerzos para lograr una precisión ginsu. luego viene la ducha.

aún cuando (al menos yo me considero así) somos relativamente pulcros, enjabonamos con mayor ahínco. ningún germen escapa y si queda alguno vivo, termina oliendo a limpio el pobrecito. aplicamos shampoo (siempre lo llamamos champú, pero la ocasión merece cierto grado de refinamiento inglés) y masajeamos el cuero cabelludo, pues en algún lugar leímos o escuchamos que tal práctica promueve una mejor salud capilar, lo cual a su vez, se traduce en un cabello (pelo, pues) más brillante, suave, sedoso y otros 8 ó 9 adjetivos publicitarios más.

salidos de la ducha, el cuidado que viene attachado a la expectativa se redobla. inspeccionamos la ropa, planchamos camisas, entalcamos zapatos y sacamos a la luz pública cadenitas, y mariqueritas varias que por lo general nunca usamos, pero que (en teoría) darán cierto valor agregado a nuestras acciones en el mercado.

se llama colonia o perfume? suena muy marico si digo perfume o agua de colonia?
qué aroma utilizar? importa acaso? .....mucho!

ésta dice "soy deportivo"; pero por otro lado, esta fragancia me da cierto aire adulto-contemporáneo; mejor me quedo con la clásica swiss army todo-uso.

nos miramos al espejo, en búsqueda de detalles perniciosos a nuestra imagen. a veces con tanta minuciosidad que al caer en cuenta del imbécil al otro lado del espejo, solemos soltar un desesperanzado "todo sea por".

y bueno, ahora a la fiesta, reunión o lo que sea que merezca tanto esfuerzo, y en definitiva, la traición al modus vivendi regular y al lema de vida que reza que de la simplicidad y la sencillez emana la belleza.

ahora bien, aquí es donde nuestro camino se separa del de las mujeres. si la rematrizada belleza de una hermosa dama pasa desapercibida a los ojos de un pavito en la disco, sólo puede significar una cosa: el tipo es un patán.

si la renovada imagen y la extraordinaria apariencia del galán pasan por debajo de la mesa sería plausible pensar que "aunque el mono se vista de seda..." o que "esa chencha lo que busca es un viejo con rial", o alguna otra teoría que no derribe nuestro ego. pero no.

esta situación legalmente significa que durante esa noche y todas las noches los cumplidos serán para ustedes, mujeres divinas. no nos quejamos, y de hecho disfrutamos, de nuestro lugar en esta dinámica interpersonal de la oferta y la demanda afectiva.

los hombres no nacimos para cumplidos. eso si, si nos lanzan uno, lo atesoramos para toda la vida.

sábado, 19 de mayo de 2007

“Síndrome de la lozanía de los piropos”


Las mujeres somos seres complejos, según la mayoría de los hombres. Pero, hay algo en lo que somos tan básicas, que cualquiera puede notarlo.


Las mujeres solemos arreglarnos más de lo normal para algunas ocasiones especiales. Nos encantan los piropos. Nos gusta que noten que hicimos un “esfuerzo extra” para vernos más bellas que el resto. Nos encanta que se den cuenta si tenemos algo nuevo, o si nos peinamos diferente. Somos básicas, porque todas sufrimos de ese “síndrome” que he decidido llamar, junto a mi amiga Manto, “el síndrome de la lozanía de los piropos”.


Explico. Este síndrome le da a toda aquella mujer que se emperifolla un poco más de lo normal y empieza a recibir buenos comentarios de los cambios. Pero, que sabe que no puede hacerlo a diario porque dejaría de ser extraordinario. Es un síndrome común. Toda mujer lo tiene y los síntomas para todas son muy parecidos.


Cada una recibe los piropos a su manera. Unas ríen. Otras se quedan calladas y esperan a no ser vistas al ruborizarse. Otras se aprovechan de la situación para provocar más piropos (a estas las llamo glotonas). Otras simplemente responden dando las gracias. En fin, cada una lo hace a su modo.


Sin embargo, todas sentimos un “fresquito” por dentro. Un “no sé qué” que alegra el momento. Una buena sensación de haber logrado algo positivo con el cambio. El mercado es bastante amplio. Los gustos son muy variados. Pero, todas reciben en algún momento el piropo adecuado, ese que la hace ver más radiante aún. Más lozana. Más relajada.



¿Ven?


Las mujeres no somos tan complicadas. (En estas situaciones - digo)

viernes, 18 de mayo de 2007

Nos dio mayo

Mi papá, como buen llanero, insiste en que si nos hubiéramos tomado un vaso del primer aguacero de mayo, estaríamos mejor. Usted, que también tiene “eso que está dando” sabe a qué me refiero, porque mayo llega cargado de esporas infectas, bacterias, virus y ácaros que pululan sobre nuestras cabezas como una verdadera peste del fin del mundo.

En esta ciudad todos andamos con los ojos vidriosos, la nariz enrojecida y un pañuelito de criar gérmenes. Los vagones del metro son grandes incubadoras del “malestar general” que no sé si lo llaman así porque da en todo el cuerpo o porque le da a todo el mundo a la vez, pero se resume en sentirse de la patada. Justo en el subterráneo uno descubre que no está sola: hay una orquesta de estornudos, toses, flemas, sniff sniff, y no hay nada peor que atestiguar fluidos ajenos.

En estos días andamos en pijamas, soñolientos y quejumbrosos, provocan bebidas calientes como elíxires dadores de buena salud y que nos consientan más de lo normal, pero como todos están igual de enfermos toca prepararse uno mismo el teragrip y acurrucarse con su peste, porque los sanos que quedan tampoco quieren saber nada de nosotros. Somos una legión solitaria de sistemas inmunológicos en desgracia.

En las mañanas salimos de casa con sweaters para calmar los escalofríos, llegamos a las oficinas atormentados por el calor ¡adiós sweater! A los diez minutos volvemos a temblar de frío. Allí la cosa es peor porque todos compartimos el ducto del aire acondicionado y ponemos nuestro granito de contaminación como si fuera una colaboración para la iglesia, pero una gripe compartida no es media gripe.

Como si no fuera mayo, “una nube tóxica de polvo se acerca a Venezuela“, informa la prensa. La deforestación frenética de los bosques africanos en los últimos treinta años “ha convertido gradualmente en desierto el territorio de muchos países tales como Libia, Chad, Nigeria, Níger, Mali, Benín, Gambia, Guinea y Camerún. Estas áreas deforestadas se han unido al antiguo desierto del norte de África y hoy su extensa superficie contribuye a que se levanten grandes tormentas de polvo.” ¡Qué bonito¡ Nubes exóticas de color rojizo (¡además¡) que recorrerán Centroamérica y El Caribe. Ojalá los asmáticos de Nicaragua no se quejen. Todo sea por el avance de la humanidad.

Yo estoy tratando de convencer a mi papá que ni tomándonos dos tobos del primer aguacero de este mayo de madres y aumentos salariales, nos hubiéramos deshecho de la peste, porque en este planeta nos estamos condenando a vivir resfriados el resto de nuestros meses de vida.

domingo, 13 de mayo de 2007

Todo el mundo se pregunta ¿Y qué diablos es la tesis?




Sabemos que muchos se han quedado por no hacerla y han sido bautizados TMT (TODO MENOS TESIS). Sabemos también que lo más sencillo siempre es hacer unos micros de radio y que Clarita nos dará por eso una calificación sobresaliente, o lo que resulta más absurdo “mención publicación”. Sabemos que algunos compañeros la han hecho un mes antes de la entrega y han salido airosos. Yo por mi parte lucho con mis dos personalidades (Mariana Jekkil y Maga Hide), cuando la primera me invita a hacer una tesis que junto con la nota gane un Pulitzer y por otro lado, mi personalidad maligna me susurra a cada minuto al oído “sal de esa vaina de una vez, llama a Clarita”.

La primera parada en nuestra odisea ocurre intentando hallar un tema. Para eso inscribimos “Seminario de tesis”. Resultados del experimento: escuchamos durante un semestre la verborrea somnífera de Rubén García, su disertación acerca de la pertinencia que tenía el estudio de la compañera de al lado “Impacto de la comunicación de las hormigas en el desarrollo endógeno de la escuela de comunicación social”. Efectos colaterales de la experiencia: 10% menos ganas de vivir.

Continuamos con nuestro terco proyecto de ser licenciados de la República. Así que fuimos a donde Goyo e intentamos superar el incidente con Rubén García en terapia. Esto nos dio alguna fuerza para alcanzar el décimo semestre y volver al punto de partida: el tema.

La ECS como es costumbre ha cooperado sin medidas con nuestra reiterada ilusión. Para ello ha subpagado a todos los profesores y los dos o tres que más o menos valen la pena están tutoreando a 6 o 7 estudiantes al mismo tiempo. Quizás gracias a ello están considerando colocar en Control de estudios de la ECS un dispensador de tickets. Me tocó el 35, así que quizás me gradúe para el 2015.

De modo que, cuando pensábamos que era difícil conseguir el TEMA entendimos que lo difícil era encontrar a alguien que realmente supiera qué es una tesis, para qué diablos sirve una tesis en comunicación y sobre todo, qué fumábamos en aquellos días de los dulces diecisietes cuando se nos ocurrió pensar que esta era una carrera seria.

Sánchez Presenta 03 - Día de las Madres

+Ari presenta: Puro Ego…Vacío pero Tecnológico

Intentando un desnudo literario



En Wikipedia, existen varias acepciones de la palabra ego como las que pueden existir en cualquier diccionario, desde un concepto sencillo hasta los significados dados por el psicoanálisis y el conductismo; sin embargo, para Wikipedia, Espasa o nosotros mismos, el ego se resume a una sola cosa: el YO.

No es raro conseguir a alguien que hable tanto de sí mismo que te quedes dormido en la silla, o que sea tan ególatra que raye en lo pedante. No, no estamos en desconocimiento de nada de eso y menos dentro de esta contemporaneidad tecnológica.

Si antes no soportábamos calarnos a alguien que hablara de sí mismo por horas, ahora menos podemos dejar de hacerlo con el uso del msn, los blogs o las comunidades interactivas como myspace, hi5, tagged, sexysi, twitter, flickr, etc, etc, etc. Desde la foto que colocas en el msn, el buddy icon en tu blog o escribir algo en twitter, representan las miles de formas de egocentrismo del planeta.

Estos nuevos espacios han creado personas con muchas más motivaciones y desinhibiciones para hablar de sí mismos, tanto es así que muchos sucumbimos cotidianamente a esto sin darnos cuenta. En fin, ya pasa desapercibido.

Ya no es alienación, ni ninguno de esos cuentos que te metían antes con la creación del Chat o de Internet; ahora es el culto a sí mismo y a cómo llamar la atención de los demás a través de ciertos medios no convencionales de comunicación lo que impera, lo cool, lo que está de moda. (No obviemos, los reality shows en los medios convencionales)

La carrera por ser mejor que el otro nunca ha sido desconocida, solo que ahora nos encanta exponernos más al público y, mejor aun, si es contando sobrevaloradamente las cosas tan normales que hacemos en el día a día.

En fin, no podemos quejarnos. Sí existe un exhibicionismo vacío, sin embargo, nuestras ansias por hacernos ver, nutren los booms tecnológicos del momento.

Datos importantes:
Myspace: Desde que fue comprado por Google, sus visitantes pasaron de 17 millones a la "risible" cifra de 54 millones. Actualmente, cuenta con 75 millones de usuarios. Crece a un ritmo de 240 mil usuarios nuevos cada día con 30 mil millones de páginas vistas por mes, cifras de tráfico cercano a los grandes de Internet como Yahoo!, Google, AOL, eBay. (Yeah baby!)

Twitter: Twitter es una aplicación donde sus usuarios registrados responden a una pregunta fundamental: ¿Qué estás haciendo? Esta pregunta es respondida por el twittero y enviada a todos sus amigos. Los usuarios virtuales de Twitter pueden enviar mensajes muy cortos de hasta 140 caracteres que son leídos desde un website o un celulares.

Flickr: Flickr fue comprado por Yahoo! en el 2005 y a partir de allí las cifras de usuarios aumentaron casi en un 80%. Actualmente esta comunidad cuenta con más de 60 millones de fotografías en tan solo tres años, por lo cual, se ha convertido en el site fotográfico con la mejor calidad de servicio y practicidad, ganándole a competidores como Photobucket o Deviantart.

Pequeñas cosas que mi abuela no debe leer

Capítulo 1:
La pornografía

No importa lo que digan los estudiosos. La pornografía es un arte lleno de grandes artistas que, además, cumple un servicio público a la comunidad a cambio de unos pocos centavos. Su aporte a la formación de ciudadanos de bien es innegable. Ayuda a incentivar la creatividad, fomenta el conocimiento de la anatomía humana y puede ayudar a fortalecer relaciones en decadencia. La industria pornográfica da de comer a millones de familias alrededor del mundo y acompaña a las almas solitarias por el camino de la auto exploración. Gracias a la pornografía la gente ha podido apreciar los solos de saxo. Las enfermeras, maestras, policías y cheerleaders le deben todo a la pornografía. Por la pornografía Traci Lords pudo hacer universal su talento. Fue la pornografía la que me mostró antes que aquella dominicana de qué iba "la carretilla". La pornografía educa y no hace tanto bulto debajo de mi cama.
He dicho.
Próximo capítulo: La Marihuana.



a ti, mi bella

jueves, 10 de mayo de 2007

oidos neiked II


Tres perlitas que me encontraron esta semana.

La primera, haciendo la cola para pagar el teléfono. Unas cinco personas después de mí no eran suficientes para impedirme escuchar a una de estas viejas fastidiosas que hablan gritao y que se vuelven locas por hacer amigos en cualquier parte donde van.

Después del acostumbrado "¡uy que calor hace!" (muy común por estos días), anzuelo que lanzan los individuos de esta especie para chequear si existe algún incauto dispuesto a escuchar la gran cantidad de ideas sin sentido lógico que son capaces de disparar en ráfagas durante el tiempo que sea necesario (mientras dure la cola)

*Pequeña muestra de la conversación-monólogo:

-Yo tengo un tío político, que vino de Inglaterra y no aguantó esta ciudad. Se mudó pa' una montaña por allá lejísimo donde en el año hay 3 meses de sol y 10 de lluvia...


En la segunda. Me permitirán hacer un poquito de trampa. No la escuché yo, pero me llegó de muy buena fuente. Una doña en la sala de espera de una clínica. La señora no se sentaba, caminaba en círculos alrededor de las sillas. Iba como ensayando algo, como preocupada por un pensamiento insistente. Hasta que se atrevió. Se acercó a la chica que maneja los turnos en la sala y le preguntó:

-Disculpe, señorita, yo vengo a hacerme una placa de tórax. ¿Será que puedo orinar?


Y la última de hoy. Emanada de las delicadas fauces de un compañero de trabajo mientras le comentaba a otro de su última aventura casual en algún hotel de Caracas. Pude haber seleccionado varias de las maravillas que dijo, siempre sazonadas con el acierto que lo caracteriza. Pero escogí esta:

-Que va, hermano. Esa jeva está feísima. Tiene el culo tan chorriao que se tira un peo y levanta tierra.


Hasta la próxima...

miércoles, 9 de mayo de 2007


AVISO PUBLICADO POR: LA NIÑA DEL BIGOTE, MUVIMEIQUER Y FLEQUILLO

lunes, 7 de mayo de 2007

The E true Hollywood Story


hijo

Desde muy pequeño hijo se hizo notar. En las paredes de el Liceo Experimental Anastacio Guevara se puede leer todavía de su puño y letra: “cuando sea grande, quiero ser un mango.”

Anastacio Guevara, profesor: “Desde muy joven siempre llamó la atención. Era un verdadero dolor de cabeza. Escribía y dibujaba en todas las paredes.”

Con el paso de los años, hijo se convirtió en un personaje particular. El Mercado Popular de Guatire sería el escenario que daría a conocer a escala mundial, en medio de la convulsión de los años ochenta, a quien entonces se llamaba Howard Ignacio Jiménez Ortega. Escondido entre la multitud comenzó a arengar de a poco a las masas logrando que la muchedumbre se volcara a saquear los establecimientos comerciales.

Joao Silveira, propietario de un abasto:
“Meira, recuerdo que Howard Ign
acio pidió algo du camomila. Se descontroló. Se puso fuera du sí cuando le dije que nao nos quedaba. En ese momento se montó sobre au mostrador me miró y me dijo: “Esta te la voy a cobrar, portu”. Luego empezó a gritar algo sobre neoliberalismu, paquete económico y saqueo. La gente le prestó atensao y el resto fue una desgracia”.

Gracias a su sed de venganza, Howard Ignacio Jiménez, organizó en cuestión de segundos una revuelta popular que cambiaría el rumbo en el destino del país. Como una gripe, aquel malestar se fue regando hasta llegar a Caracas.

Lucerito Cocuyo, amiga de la infancia:
“Pos no hay nada más peligroso que nega
rle a Howard un poquillo de camomila. Sólo lo vi igual de molesto cuando no lo seleccionaron para trabajar en Contesta con Tío Simón. Cuando anunciaron que Coquito era el elegido, Howard se molestó muchísimo y le dijo de todo a Chusmita. Fue terrible. Recuerdo que después del incidente con el portu, le dije, de muy buena onda, que me acompañara a manifestar; que él se había convertido en héroe popular, un tipo que vale madres. Como siempre, me contestó: “me da ladilla”."

Ante la fama inmediata, Howard Jiménez decidió tomar un avión hasta Moscú buscando un poco más de tranquilidad. Estando en la plaza roja se toparía con un desorientado Mijaíl Gorbachov. Hicieron empatía inmediatamente.

Karl Luiss, historiador:
“El fin del bloque soviético tiene como origen las asesorías que un perfecto desconocido le haría a Gorbachov. El fin de la guerra fría y la apertura rusa a occidente son producto de lo insistente de su asesor. Es ahora, cuando se han desclasificado los documentos secretos, que nos hemos enterado que este asesor firmaba los comunicados con sus iniciales: h.i.j.o. Él es el responsable de aquellas medidas. Es el padre de la Pereztroika”

A principio de los años noventa, hijo se radicaría en Los Ángeles y serviría de asesor de negocios para la embajada rusa en los Estados Unidos. Fue en 1994 cuando se topó a Diego Armando Maradona en un aeropuerto de Dallas.

Diego Maradona, exfutbolista:
“ Che, la amistad con hijo fue maravillosa desde el principio. En realidad nos conocimos una vez en Nápoles, en una comida de negocios con Ferlaino. Luego, lo vi otra vez en un aeropuerto. Quedamos en vernos. Estando yo concentrado con la selección, recibí su llamada al teléfono de la habitación. Me dijo que si yo era pelotudo, que qué hacía metido en el hotel si la ciudad estaba
llena de minas por todos lados. Le expliqué que tenía partido en dos días. Me replicó que yo era el más grande, que ya le había partido el orto a los griegos y nigerianos. Me dijo que me tenía que dejar de pavadas, porque los búlgaros no sabían ni mierda de fútbol. Me invitó a un boliche llamado Efedrin. La pasamos rebien en ese sitio. Él se fue a dormir muy temprano y me dejó en compañía de Whitney Houston y Robert Downey Jr. Después se armaría el quilombo”

Una vez más hijo estaría en el ojo del huracán. Maradona quedaría fuera del mundial y sumiría a la selección albiceleste en un grave fracaso mundialista. Hijo no se enteraría jamás, porque ya habría hecho maletas. Su destino: Miami.

Estando en la Florida viviría de bajo perfil. En esa época montó un negocio de comida típica venezolana junto a un famoso animador infantil.

Raúl, el de chamocrópolis:
“Con hijo los negocios salieron boooomba.
Me ayudó muchísimo a superar la separación de Merci. Él fue el que me incentivó a vestir camisas estampadas con palmeras y a montar mi propia banda de música caribeña. Mi popularidad acá se la debo a él.”

Muchos años después, hijo se encontraría con un joven puerto riqueño a la salida de un estación de servicio. Mientras este muchacho le pedía al bombero que le surtiera un poco más de combustible, hijo le comentó que tenía talento.

Daddy Yankee, músico:
“La veldá es que gracias a hijo nació el reggaeton. Él me dijo: “Daddy tú tienes
talento. Si le pones música a eso serás un ídolo.” Yo lo pensé pol un momento. Me dije, este man es el cangri. Entonces, la siguiente vez que fui pa la gas station comencé a cantal: “dale más gasolina, a ella —mi camioneta— le gusta la gasolina, dale más gasolina” Fue un éxito inmediato.”

Visionario sin saberlo, hijo influiría para siempre en la forma de hacer música latina. Con el tiempo decidió regresar a Venezuela, no sin antes verse involucrado en la pelea por la paternidad de la hija de una famosa actriz porno. En su país natal sigue escribiendo páginas llenas de excesos, polémica y controversia. Esta es su E True Hollywood Story.

domingo, 6 de mayo de 2007

omvrebê





Sánchez Presenta - 02 - Zombies - ¡Feliz día de la Risa!

oidos neiked


Desde hace algunos meses atrás vengo padeciendo de un síndrome particular que, si bien no puede ser definido de abstinencia, debe ser algo bastante parecido. Estoy condenado a caminar por las calles de Caracas y recorrer varios de los espacios que componen esta ciudad sin ninguna armadura protectora que me haga sentir seguro.
Y no me refiero al simple miedo al hampa común, me refiero paradójicamente a haber sido víctima de ella misma. Hace unas cuantas semanas al llegar a mi casa me di cuenta que mi bolso estaba abierto y que mi juguete preferido: mi ipod; no estaba en su sitio.
Desde ese día soy prisionero de escuchar a la gente en la calle. A partir del momento en que a un mal viviente amigo de lo ajeno se le ocurrió despojarme de mi valiosa pertenencia, no sólo me hizo pasar la arrechera propia de momentos como estos sino que me obligó a volver a interactuar con una ciudad a la que le había negado uno de mis sentidos.
Bueno… ya que sólo queda la resignación, he aprendido a disfrutar de la carencia de un portal musical que me hacía creer el protagonista de muchos videoclips y me he dispuesto a hacer trabajo sociológico, espiando y robando (amor con amor se paga) conversaciones y comentarios ajenos.
Se escuchan cosas maravillosas cuando uno logra permanecer callado. Y este espacio va justo de eso. Me propongo escribir cuando los habitantes de esta ciudad me regalen cosas maravillosas de las que me pueda apropiar desde un rincón anónimo donde no me alcancen los tiros pero sí el olor a pólvora.
Este inventario de conversaciones sin contexto empieza con una en particular que llegó a mis oídos desde una mesa contigua en una tasca cualquiera en Chacao. Uno de esos silencios que siempre preceden a alguien diciendo una estupidez fue sucedido por esto:
(2 hombres)
- Ese lugar es arrechísimo…
- Claro… ¿Costa Rica no es una isla, pues?
¡Pam Pam! Aplausos
Espero vernos pronto cuando algo me encuentre en la calle

sábado, 5 de mayo de 2007



jueves, 3 de mayo de 2007

Hombres trabajando: pasticho de crepes bacanas

Quisiera cocinar bonito con palabras como el resto de los pasticheros, pero no se puede cuando el chef apremia y uno, el pelapatatas, llega tarde por ver una película del festival de cine francés y se la trae en la boca para hablar.

Es una interesante receta la que se han armado con Hombres Trabajando, o Travaux on sait quand ça commence..., para las hermosas chicas que van al festival a recordar los escenarios que alguna vez pasearon.

No los voy a marear, porque basta con el aroma de esta receta. Una abogada defensora de los inmigrantes, trabaja con refugiados africanos y decide, para alejar a un hombre realmente pesado y hogroroso, reacondicionar su apartamento. Así, en obras, con una vida en obras, se reconstruye una mujer plena, con hijos adolescentes, una madre medio loca y criada asiática.
¿Quiénes son los obreros? Us, pues unos paisas, hermano, que vienen a ponerle música al ritmo de chapucerías y desastres de albañil. Así la casa se llena de colombianos, marroquíes y un italiano con aires de artista de azulejos.

Es Murphy liado con caos para pervertir toda la normalidad. Es una cumbia ruda en pleno centro de París, donde los contrapuntos nos brindan una Europa cada vez más mixta y de mil idiomas. Un continente que quiéralo o no, dejó atrás los feudos y las identidades nacionales para fundirse en colores. El guión da el compás con el que no puedes entender a uno sin el otro. La resignación de la miseria africana da paso al jolgorio latino de obreros que le ahorran la mitad del trabajo a los subtituladores y mentan madre como hijo de vecino mientras martillan la vida de la mujer perfecta, de la jefecita madame.

Carole Bouquet, la hermosa actriz que baila al dar argumentos ante las autoridades, debe tragar fuerte y resistir el hecho de quedarse sin paredes ni techos ni cocina. Suerte de terpsícores en cuerpo de abogada, nos baila un tap, canta hip hop o es romántica odalisca que termina con un pedestal de cemento fresco bajo los pies. Exitosa solitaria, como todas las que desean serlo. Apegada a la causa social de los inmigrantes en una Francia convulsa.

Ver la película a través de sus ojos no resulta igual que verla desde el espectador latino, el sabrosón como uno que sí entiende cuando los obreros bailan salsa brava, o se recorre París con una bachata de Juan Luis Guerra en el radio del coche (mon amour, quisiera ser un pez para tocar mi nariz en tu pecera...), o mejor aún, vemos a los inmigrantes africanos acumulados y escondidos en sótanos y en español se escucha de fondo esa canción de las venas: "En los años mil seiscientos, cuando el tirano mandó...".

Ese cruzado de culturas es la película hombres trabajando. Un ex sicario que se hace llamar Betamax y enseña a bailar a la francesita. Un ex guerrillero que cambia la bandeja paisa por la baguette. Un guión asfixiante en lo hilarante y lo caótico. Con su toque de santería y rituales de pollo. Un negro bien vestido para evitar que la inmigración le pida papeles y lo eche sin remordimientos. Una nueva vida para todos.

Al final, una casa grande como el corazón del país receptor en ojos del expatriado. Una buena película para recomendar en estos días de Festival.

País Pirata


Casi nunca ganamos nada. Venezuela se ha caracterizado en los últimos años por no clasificar a los mundiales de fútbol; no pasar a rondas mayores en los campeonatos internacionales de beisból y quedarse con las ganas en el basket y voleibol.


Ni hablar de las falsas esperanzas con el Oscar, El Goya o Cannes. Lamentablemente no hemos llegado más allá (claro, sin contar con la maravillosa Benacerraf). Obviamente hay cosas en las que podemos sobresalir; pero en un orbe tan competitivo como éste es practicamente imposible brillar si no tienes un gran premio en las vitrinas o un ícono pop en boca de media humanidad.

En fin. Igual adoro este país; y lo adoro por esa picardía cinematográfica que le hace ganar otro tipo de premios con mejor guaguancó y una sazón que nos hace únicos e irrepetibles.

Obviamente no justifico ningún tipo de conducta criminal; por más ganas que tenga; pero estar en unos de los rankings más importantes, y que nos tiene en los ojos del imperialismo, el socialismo y maradonismo, es simplemente envidiable.

¡Venezuela ganó el tercer lugar en la competencia de los países con mayor crímenes de piratería a nivel mundial!

Somos merecedores de eso y más. Nuestro esfuerzo colectivo como país por fin da resultados. Nada de marchas. Nada de guarimbas. Nada de política. Con un esfuerzo mínimo monetario y la colaboración de todos y cada uno de nosotros podemos llevarnos esta presea de bronce al expediente común de todos.

Y cómo no vamos a ganar; si discotiendas y "videolocales" quiebran gracias a los millones de venezolanos que compramos CD's y DVD's en Sabana Grande, El Silencio y la UCV, contribuyendo a un buen puntaje por parte de los jueces.

Cómo no vamos a ser merecedores de semejante honor si hay venezolan@s que lucen franelas con el logo de Zara en tamaño gigante plasmado en el pecho; jeans fashion Lewi's o polo shirts de Tony Jilfigher.

Cómo van a negarnos ese derecho a entrar en el podio si por cualquier calle de La Candelaria abunda la tecnología en venta con DVD players Sorny o Panaphonics; y ni hablar de los Apods con pantalla a full color para escuchar tú musica favorita.

Cómo perdernos el estrado si nuestras camisetas de los Leones del Caracas tienen el "43" bordado adelante y el "54" atrás. O mejor aún; tenemos profesores de Geografía que no saben cuánto mide Venezuela ni cuál es la capital de Lara.

Venezuela se merece eso y mucho más. Porque tierras tan bellas como éstas poseen en su interior un corazón tan grande que caben 124 millones de dólares en pérdidas fiscales. Y antes que digan nada; apoyo la piratería con este texto tan pirata.

miércoles, 2 de mayo de 2007

Ascensorista


Llegué contratado por el ministerio de fomento a principio de los setenta. Todas las mañanas llegaba a golpe de 8 a mi trabajo. Muy temprano, a decir verdad. Madrugaba en comparación con cualquier otro funcionario. Mi uniforme era bastante formal. Flux, camisa y corbata. Todos los días andaba elegante y bien arreglado, más que el ministro que siempre llevaba unos tragos encima. Cualquiera podría subestimar mi oficio, pero yo era realmente bueno. Tanto, que si en este país otorgarán cargos a la excelencia yo sería embajador en Suiza.

Cuando llegué por primera vez al ascensor de la torre oeste hice de aquella cabina un sitio especial. Llevé un reproductor que tenía en casa y ambientaba con buena música aquellos viajes verticales. Sabía muy bien lo que la gente quería escuchar en cada momento, a cada hora. “Fucho, acá uno lo pasa bien sabroso”, me decían y tenían razón. Hasta los señores más circunspectos tarareaban las canciones un viernes o día de quincena.  Podría jurar que la gente luchaba por usar ese ascensor, mi ascensor.

A las chicas lindas, que abundaban en la torre oeste, siempre les regalaba un caramelito. “Para que se endulce el día, señorita”. Ellas se sentían halagadas y yo sabía que con mi gesto ayudaba a pasar las amarguras de la jornada laboral, repletas de jefes mañosos y problemas elevados al cubo. En el fondo siempre tuve la esperanza de que ellas vieran en mi, este caraqueño dicharachero y trabajador, la oportunidad de escapar de la rutina en medio de tanta carpeta de manila y reuniones prolongadas. Por eso, los mejores momentos se presentaban cuando el ascensor se atoraba entre pisos. Casi a oscuras, con una tenue luz amarilla en el techo, quedábamos entre sombras. Ahí yo era el héroe. Sabía las manías de mi aparato y lograba rescatarlos a todos sin ayuda de nadie. Algunas me agradecían con un beso en la mejilla, con sus labios casi rozando mi frondoso bigote; otras me brindaban un pellizquito que me hacía sentir bien.

Mi oficio, a diario, se tornaba en una especie de psicólogo express. La gente veía en mi un tipo en quien confiar sus cosas y, a modo de confesionario, se explayaban en los pocos minutos que duraba el viaje.  A veces también me tocaba recetar alguna medicina contra el estreñimiento y daba consejos para criar a los niños que nunca tuve. Entre piso y piso me topé con mucha gente. A muchos los vi envejecer frente a mis ojos. Sabía  a cual piso iban todos. Conocía sus manías, su forma de verse en el espejo y cuáles padecían de claustrofobia. Vi a mucha gente hacer negocios sucios y a otros tantos salir despedidos durante aquellos años.

En estos días vi pasar a la doctora Cruz, después de mucho tiempo sin saber de ella. A pesar de los años todavía la recuerdo  joven y hermosa. Aquella delgada abogada que me pidió consejos amorosos en muchas oportunidades. Pobrecita. Estaba enamoradita de uno de los mensajeros de la torre; muchacho que no le ofrecía un futuro estable. Una vez, muy pícara como es, me dijo: “Soy como Ligia Elena, la de la canción que usted escucha, Fucho.” Y era verdad. La doctora Cruz no era la única que suspiraba por el mensajero. Una chica del piso 6 sólo me hablaba de él y hasta la esposa del ministro, mujer elegante, llegó a preguntarme por el afortunado motorizado. Él era un tipo muy callado, bastante educado, de esos que siempre dan los buenos días y se despide. A la larga tuvo amoríos con todas, simultáneamente. Su semblante al principio deslumbraba, pero con el tiempo se fue demacrando. Un día no aguantó y me habló. “Fucho, no sé cómo haces tú con estas mujeres. Yo no las aguanto. No vengo más.” Y más nunca apareció por allá. Ellas lo superaron rápido, porque muy pronto ya tenían otros pretendientes que las tomaban de la mano en el ascensor; todas, menos la ex esposa del ex ministro que, según se decía en el ascensor, ya no salía de su casa porque el abuso de botox le había deformado el rostro. Cuando vi pasar, después de tanto tiempo, a la doctora Cruz, noté que aun conservaba algo de candor en sus ojos. Hablamos por unos segundos y me contó a grandes rasgos de su vida y sus divorcios. Antes de irse, con picardía me preguntó: “¿No ha visto a mi mensajero, Don Fuchito?”.

Entre tantas subidas y bajadas no sé en qué momento pasé de ser Fucho para llamarme Don Fuchito. Así me dicen todos ahora, Don Fuchito. Un buen día mis jefes alegaron que la cosa no andaba bien. La crisis económica en el país le dio un parado a mi trabajo. Ya no era necesario un ascensorista. ¿Cuándo fue imprescindible uno?, me pregunté. Teníamos que apretarnos los pantalones, me respondieron. La gente se enteró de todo y estaban más tristes que yo. Después de treinta años me tocaba bajar del ascensor que se convirtió en parte de mi vida. Conseguí muy pronto, gracias a la voluntad de mis amigos de años, un nuevo trabajo. Ahora soy centinela de la torre oeste. Un oficio reposado que me da chance de escribir cualquier bobada entre comidas. Sentado en un escritorio frente a mi ascensor veo pasar a la gente que, como antes, siempre va apurada. La verdad se me hace todo muy raro. Al verlos salir del ascensor me pregunto una y otra vez qué será de sus vidas. Me hacen falta sus cuentos, sus angustias y logros. Ya nada puedo hacer, pero de a poco me voy acostumbrando a mi nueva vida acá en la planta baja.