martes, 29 de abril de 2008

Mi parte...

Atendiendo gustosamente la invitación extendida por el chamo cheverísimo, amigo de todos, procedo a revelar las 8 cosas que quiero hacer antes de morir. Debo reconocer que hice trampa, hay más de ocho cosas pero como algunas se relacionan las fusioné!

1.- Llegar al pié del Salto Ángel para conocerlo, claro está, pero verlo desde abajo y luego estar en la cima. Tengo entendido que ninguna de las dos cosas se puede hacer, pero lo voy a intentar y en última instancia sobrevolaré el salto. En ese momento aprovecharé de hacer una excursión hasta el Roraima y acampar en alguna de esas cuevas o en la cima.

2.- Ir a un pueblo o ciudad con volcán cerca para estar presente cuando comience su actividad, produzca cenizas y haga erupción. Esto último lo quiero ver.

3.- Aprender alemán, vivir un año en Alemania, visitar las ciudades que conociera mi querido padre hace añales y recibir la visita de mis papás.

4.- Viajar a Australia, Europa, África, Asia, Latinoamérica… Dos de cada uno como mínimo, si es posible. Sería lo ideal.

5.- Tener mi columna de opinión en un periódico. En su debido momento decidiré en cuál medio. No puede ser una más del montón, aunque será para comentar escenarios políticos y todo lo que tenga que ver con política y que me apasiona.

6.- Hacer un postgrado fuera del país. Pueden ser dos o estudiar otra carrera aquí más el postgrado afuera. Uno de ellos servirá para tener la columna. Después intentaré dar clases en la UCV.

7.- Asociarme con dos o tres personas para crear una fundación, comprar una quinta enorme, recoger a los perritos de la calle y llevarlos a esta casa, donde tendrán todo para ser felices! Cursi pero así será.

8.- Casarme y tener dos hijos.


Fin...

lunes, 7 de abril de 2008

¿Por qué escribes?

Para Acuario, claro


“Como todos ustedes saben, la pregunta que más a menudo se nos hace a los escritores, la que más nos gusta, es la siguiente: ¿Por qué escribe? ¡Escribo porque me sale de dentro! Escribo porque soy incapaz de hacer un trabajo normal como los demás. Escribo para que se escriban libros parecidos a los míos y yo pueda leerlos. Escribo porque estoy muy, muy enfadado con todos ustedes, con todo el mundo. Escribo porque me gusta pasarme todo el día en una habitación escribiendo. Escribo porque sólo puedo soportar la realidad si la altero. Escribo para que el mundo entero sepa la vida que hemos llevado y seguimos llevando yo, los otros, todos, nosotros, en Estambul, en Turquía. Escribo porque me gusta el olor del papel, de la pluma, de la tinta. Escribo porque más que en cualquier otra cosa creo en la literatura y en la novela. Escribo porque s una costumbre y una pasión. Escribo porque me da miedo ser olvidado. Escribo porque me gusta la fama y la atención que me ha proporcionado la escritura. Escribo para estar solo. Escribo porque puede que así comprenda la razón por la que estoy tan, tan enfadado con ustedes, con todo el mundo. Escribo porque me gusta ser leído. Escribo para ver si acabo de una vez esa novela, ese artículo, esa página que he comenzado. Escribo porque eso es lo que todos esperan de mi. Escribo porque infantilmente creo en la inmortalidad de las bibliotecas y en cómo mis libro están en los estantes. Escribo porque la vida, el mundo, todo, es increíblemente hermoso y sorprendente. Escribo porque me resulta agradable verter en palabras toda esa belleza y esa riqueza de la vida. Escribo no para contar una historia sino para crear una historia. Escribo para librarme de la sensación de que hay un sitio al que debo ir pero al que no consigo llegar, como en un sueño. Escribo porque no consigo ser feliz. Escribo para ser feliz.”

Orhan Pamuk. Fragmento del discurso de recepción del Nobel de Literatura 2006. Tomado del libro "La maleta de mi padre"