martes, 2 de octubre de 2007

+Ari presenta: Uniones en el Paraiso

Es fácil entender que el mundo es chiquito cuando vives en una ciudad como Caracas y te das cuenta que todo el mundo se conoce porque dentro de todo, todavía no somos una supermetrópolis. Sin embargo, en las grandes ciudades los encuentros no planeados son casuales y poco vistos; hasta podria decirse que tienen un toque divino cuando suceden.

Este es el caso del encuentro Manu Chao – Emir Kusturica en Argentina. Mientras el primero oficialmente asistía a la cumbre de los pueblos (a la que al final no asistió, sino que marchó contra Bush en las calles de Baires), el segundo andaba filmando y conversando con Maradona sobre los documentales y, un día, por casualidad, por azar o como quieran llamarlo, los tres se consiguen en una gasolinera de Mar del Plata y tipo: Ah vamos hacer un jamming, graban un clip un poco pobreton de la canción "La Tómbola", que será parte del soundtrack del documental sobre Maradona que realizó Kusturica.

Después de allí el cuento no acaba; Kusturica termina grabando en Argentina el video “Rainin in Paradize” el primer single del nuevo disco de Manu titulado “Radiolina”. Pero para poder seguir la travesía videoclipsística, el director de "Underground" le sugirió al cantante franco-español no salir solo ante la cámara, sino que estuviera acompañado con algunas caras desconocidas incoherentes tipo las que pone el bosnio en sus películas. La decisión fue buscarse algunos personajes extraños en Baires; y ¿a quiénes escogieron? Nada más y nada menos que a tres componentes de La Colifata, la radio a cargo de los internos del hospital psiquiátrico Borda.

El resultado: Un hiperactivo Manu Chao y unos jocosos colifatos dentro de una camionetita tipo Van, en un clásico video blanco y negro que termina mezclándose con unas imponentes y muy actuales imágenes bélicas.





P.D. Además de este video realizado por el director bosnio, existe un primer video de este single realizado por Jacek Wozniak que está totalmente recomendado!

1 comentario:

Yimmi dijo...

My God!
De lo sublime a lo ridículo hay un paso... este video bordea el límite y termina siendo un palo!!!