jueves, 7 de junio de 2007

... a mí me gustó la parte en que stalin dijo: "nada, nada más!"

nahh, yo prefiero... yo vibré cuando el otro dijo "renuncia y derrota" y "auto-derrota". palabras claves.

a mí, me asombra mi capacidad de seguirme asombrando. también me asombra al punto del éxtasis imaginativo que, si bien las palabras tienen tanto poder que por sí mismas pueden dar pie a las acciones generadoras de cambios, los silencios tienen mayor poder aún: el poder de desahuciar, desanimar y, ulteriormente, desarmar a ese movimiento estudiantil al que tanta propaganda se le ha hecho.

al final de cada marcha siempre han habido tarimas, escenarios para que leo, juanba, "feddy" o ra-2-ki (el de baruta, el malandro) sean una vez más los protagonistas de la historia que escribimos como lápices, sin más cerebro que una goma (aunque sin las propiedades correctivas de ésta). al final de esta, no hubo nada.

yo no marcho.

3 comentarios:

La Maga Despeinada dijo...

me sumo al hastío de este post...

Paty dijo...

¿Quién dijo generación boba?

flequillo dijo...

Yo marcho... y huyo de los restos de goma de esos lápices, hijo...



Recuerda: No somos como ellos...