domingo, 13 de mayo de 2007

Pequeñas cosas que mi abuela no debe leer

Capítulo 1:
La pornografía

No importa lo que digan los estudiosos. La pornografía es un arte lleno de grandes artistas que, además, cumple un servicio público a la comunidad a cambio de unos pocos centavos. Su aporte a la formación de ciudadanos de bien es innegable. Ayuda a incentivar la creatividad, fomenta el conocimiento de la anatomía humana y puede ayudar a fortalecer relaciones en decadencia. La industria pornográfica da de comer a millones de familias alrededor del mundo y acompaña a las almas solitarias por el camino de la auto exploración. Gracias a la pornografía la gente ha podido apreciar los solos de saxo. Las enfermeras, maestras, policías y cheerleaders le deben todo a la pornografía. Por la pornografía Traci Lords pudo hacer universal su talento. Fue la pornografía la que me mostró antes que aquella dominicana de qué iba "la carretilla". La pornografía educa y no hace tanto bulto debajo de mi cama.
He dicho.
Próximo capítulo: La Marihuana.

2 comentarios:

d-mat dijo...

La industria Porno! Comandada por ahora mi buen amigo Rocco Siffredi ! Todos por tí Rocco !

+Ari dijo...

Jajjajaja Rocco Siffredi, Il Chussirino Rampante!!!